top of page

Bodas en Jardín: Entre el Encanto y la Incertidumbre del Clima en Monterrey


Novios en su boda lloviendo

En un mundo donde el clima puede volverse impredecible, especialmente en una ciudad como Monterrey, planificar una boda al aire libre puede ser un desafío. Aunque la idea de un enlace en un jardín puede ser tentadora, hay factores climáticos que debemos tener en cuenta. Hoy, analizaremos las ventajas y desventajas de celebrar tu gran día al aire libre, y cómo tomar la decisión adecuada según tu personalidad y preferencias.


Novios en su boda al aire libre

Ventajas de una Boda al Aire Libre:

  1. Estética y Belleza: No hay duda de que una boda en un jardín puede ser estéticamente hermosa. La naturaleza misma se convierte en tu decoración, creando un ambiente encantador.

  2. Momentos Memorables: Los enlaces al aire libre a menudo crean momentos únicos y recuerdos especiales que perduran toda la vida. La magia de la naturaleza puede dar lugar a experiencias que son difíciles de replicar en espacios cerrados.

  3. Atardeceres Inolvidables: El clima de Monterrey puede ser impredecible, pero cuando el sol se alinea, los atardeceres en un jardín pueden ser absolutamente mágicos, añadiendo un toque extra de romanticismo.


Novios en su boda al aire libre

Novios en su boda al aire libre


Novios en su boda al aire libre

Novios en su boda al aire libre

Novios en su boda al aire libre

Desventajas de una Boda al Aire Libre:

  1. Incertidumbre Climática: La incertidumbre del clima es el mayor desafío de una boda al aire libre. Puede llover, hacer calor o estar nublado, y esto está más allá de nuestro control.

  2. Costos Adicionales: Para contrarrestar las posibles inclemencias del tiempo, es posible que debas invertir en toldos, calentadores o aire acondicionado, lo que puede elevar significativamente los costos.

Conclusión


En Monterrey, el clima puede variar de año en año. Según datos de Weather Spark, los veranos son largos y cálidos, ideales para bodas al aire libre, desde mediados de mayo hasta mediados de julio.


Por otro lado, si prefieres evitar cualquier sorpresa climática, considera los meses de invierno, que son cortos, frescos y secos. En enero, por ejemplo, la temperatura promedio oscila entre los 10 °C y los 22 °C, lo que podría ser más predecible y cómodo para una celebración en exteriores.


En última instancia, la elección entre una boda en jardín o en un lugar cerrado dependerá de tu personalidad y preferencias, así como de tu disposición para lidiar con los caprichos del clima. No importa cuál elijas, lo más importante es que tu día especial refleje tu amor y estilo personal.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page